DIRCOM SOCIAL

Pasión por la Comunicación y la Gestión

Los efectos de los desastres ambientales sobre la salud


Los efectos de los desastres sobre la salud se manifiestan tanto en lo físico, lo mental y lo social. Tradicionalmente, se ha brindado una atención más detallada solo a los aspectos físicos y sociales. Los programas de salud en las emergencias se han dirigido básicamente a la atención médica inmediata, al problema de las enfermedades transmisibles, agua y saneamiento ambiental, así como los daños a la infraestructura sanitaria.

Afortunadamente, en los últimos años, se ha comenzado a prestar atención al componente psicosocial, que siempre está presente en estas tragedias humanas, pero dimensionando lo psicosocial en un sentido amplio que abarca no solo la enfermedad psíquica, sino también otra gama de problemas como la aflicción, el duelo, las conductas violentas y el consumo excesivo de sustancias adictivas.
Además de los desastres provocados por amenazas naturales, también los efectos generados por la violencia social masiva y las guerras han provocado un gran impacto sobre la salud mental de las personas que han tenido que huir presas del miedo, han sufrido heridas y mutilaciones, la muerte de seres queridos, y graves pérdidas económicas. Igualmente, la salud mental se ve afectada como resultado de los desplazamientos de grandes grupos humanos, de la vida en campamentos, o del hacinamiento en suburbios de muy difíciles condiciones sanitarias y económicas. En estas circunstancias las necesidades de atención psicosocial son especialmente altas debido al estrés al que la población está sometida y a los traumas específicos de grupos con mayor vulnerabilidad. En este contexto, son muchos los países de América Latina y el Caribe que además presentan una baja capacidad de respuesta a los problemas de salud mental en situaciones de emergencia.
Es indudable que en situaciones de emergencia debe esperarse un incremento de reacciones emocionales intensas. La gran mayoría de estas manifestaciones son normales, pero la baja cobertura de los programas de salud mental en esta región no permite una identificación rápida, en caso de desastres, de las personas que requieren de un apoyo especial. La literatura disponible y la experiencia nos enseñan que el abordaje temprano de los problemas de salud mental es la mejor prevención de trastornos más graves que aparecen a mediano y/o largo plazo.
Algunas reacciones no patológicas ante eventos traumáticos en personas adultas
Ante una situación anormal - como los desastres - ciertos sentimientos y reacciones son frecuentes. Puede ser que algunas de esas emociones no se hayan experimentado anteriormente, cada persona es diferente y puede responder de distinta manera en ciertos momentos.
También es claro que la exposición a eventos traumáticos debe producir un mayor nivel de tensión y angustia en las personas, así como que el recuerdo de lo sucedido será parte de la vida de las víctimas y no se borrará de su memoria. Pero se ha demostrado que sólo algunos sujetos experimentarán problemas más serios o duraderos que podrán calificarse como psicopatología. La gran mayoría no sufre en ese momento de ninguna enfermedad mental, sólo están experimentando reacciones esperadas ante un suceso vital significativo.


A continuación un listado de algunas de las manifestaciones que pueden observarse en personas adultas:
Nerviosismo o ansiedad. Inseguridad.
Tristeza y/o llanto. Necesidad de estar solo.
Culpabilidad por haber sobrevivido. Crisis de miedo o pánico.
Ideas de suicidio. Disminución en la resistencia física.
Fatiga. Dificultades para retornar al nivel normal de
Problemas para dormir o descansar.
Confusión para pensar y/o problemas de concentración. Sentirse frío emocionalmente.
Problemas de memoria. Sentirse abrumado.
Disminución de la higiene personal. Intensa preocupación por otros.
Cambio en los hábitos alimenticios. Náuseas.
Pérdida de confianza en uno mismo. Dolores de pecho o cabeza.
Recuerdos muy vivos del evento. Temblores musculares.
Culpar a los demás. Dificultad para respirar.
Frustración. Palpitaciones o taquicardia.
Desorientación en tiempo o lugar. Aumento de la presión sanguínea.
Sentimiento de impotencia.
Uso excesivo de alcohol y/o drogas.
Problemas en el trabajo y/o familia.
Enojo y/o irritabilidad.


Martín Stortoni
Actitud Emergente

Visitas: 943

Comentario

¡Tienes que ser miembro de DIRCOM SOCIAL para agregar comentarios!

Participar en DIRCOM SOCIAL

¡Recibe Reporte DIRCOM!

Ingresa Tu Email:

Insignia

Cargando…

Noticias DIRCOM

JORNADACOMOR4

Por cuarta ocasión ocurre: Jornada Internacional de Actualización en Comunicación Organizacional, programa que fomenta la  Red Mundial de Comunicación Organizacional en pro de nuestra disciplina y en fomento a: la actualización, vinculación, internacionalización del comunicador organizacional y corporativo en Iberoamérica.

Revista DIRCOM - N° 113

En esta edición se aborda el Branding Digital

Realidad Aumentada y Realidad Virtual

Conferencia realizada en el marco del “VIII Congreso de Tecnologías de la Información y Comunicaciones” organizado por la Federación Argentina de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (Fateryh) los días 8 y 9 de abril en la Provincia de San Luis, República Argentina.

Congreso #SerMarketing 2017

El miércoles 10 de mayo de 2017 estaré brindando una conferencia sobre "Big Data y Comunicación" en #SerMarketing 2017.

Temas para disertaciones y talleres durante 2017

Juan José Larrea - DIRCOM

Detalle de los temas preparados para el trancurso de 2017 en congresos, seminarios, talleres y cursos de capacitación.

© 2017   Creado por Juan José Larrea.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio